Financiamiento

Fortalecimiento al Régimen de Partidos Políticos

DEMOCRACIA Y SISTEMA DE PARTIDOS POLÍTICOS:

La democracia moderna como forma de gobierno y organización de la sociedad, promueve la convivencia pacífica de la ciudadanía y se ha establecido como paradigma en muchos países, donde es considerada como la mejor forma de gobierno, porque cuenta con mecanismos internos que posibilitan su perfeccionamiento.

Las reglas democráticas de la representación, se han ido mejorando en el decurso de la historia y han logrado establecer parámetros más o menos universales, que constituyen el fundamento de la democracia representativa, entre ellos destacan el sufragio, la igualdad política y la regla de la mayoría. Estos referentes los encontramos como piezas claves en los sistemas electorales, que son el conjunto de instituciones y procedimientos mediante los cuales, de manera periódica, segura, legal, equitativa y ordenada, los ciudadanos ejercen el derecho humano y fundamental a elegir y ser electos.

En la actualidad los ciudadanos se organizan en torno a ideologías, intereses comunes, programas de acción y principios, para ejercer sus cuotas de representación; esas formas asociativas se llaman partidos políticos y las personas que éstos seleccionan para ocupar los cargos de representación se denominan candidatos, quienes son propuestos al cuerpo electoral durante determinados periodos, a efecto de contar con esa cuota individual de soberanía delegada, que legitima la actuación en el ejercicio del poder público por parte de quien obtiene el mayor apoyo.

La esencia misma de la democracia, como su nombre lo indica, es la soberanía del pueblo y éste es la única fuente del poder, y los partidos políticos son útiles herramientas para impulsar y hacer funcionar sus instituciones. Además, en países como México, se considera la democracia como uno de los ejes de la vida nacional; así, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos estipula que un sistema de gobierno republicano debe considerar “a la democracia no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”.

En este contexto, “los partidos políticos son instrumentos legítimos y necesarios del gobierno libre”, por ello, son entidades de interés público, esenciales para el buen funcionamiento de los sistemas democráticos. Para Maurice Duverger son “…aquellas agrupaciones de tipo más o menos permanentes que comparten ciertas ideas políticas comunes y tienen como finalidad alcanzar el poder del Estado”.

Por lo cual, “se ha dicho, no sin razón, que el Estado moderno es un Estado de partidos por el lugar central que ocupan no sólo en la integración de los órganos de representación y de gobierno, sino también por sus funciones de intermediación entre el Estado y la sociedad civil”. Pero en los últimos años existe una discusión sobre la viabilidad del régimen de partidos políticos y su papel de mediadores privilegiados de los intereses ciudadanos frente al Estado, cuya temática aún se está exponiendo y analizando en diferentes foros y ensayos.

Por su parte, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, define a la democracia “no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento integral de su población. El Estado, por tanto, persigue la democracia en sus dimensiones, social, económica, política y cultural”.

Dicho ordenamiento establece en su artículo 49, fracción III, que los partidos políticos son “entidades de interés público que tienen como fin promover la vida democrática, contribuir a la integración de la representación popular y, como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan; su participación en los procesos electorales estará garantizada y determinada por la Ley. Sólo podrán ser constituidos por ciudadanos, sin intervención de organizaciones gremiales, o con objeto social diferente y sin que haya afiliación corporativa. La Ley reconocerá y regulará otras formas de organización política”.

Por su parte, los artículos 75, 76 y 77 de la Ley Electoral de Quintana Roo, señalan los derechos y obligaciones de los partidos políticos debidamente registrados y acreditados.

En este sentido, el Instituto Electoral de Quintana Roo, tiene la tesis esencial de apegarse estrictamente a las disposiciones de nuestras leyes fundamental y local, contemplando a los partidos políticos como entidades de interés público, desarrollando acciones para fortalecer el sistema de partidos políticos, que tienen un rol estratégico en la construcción de un verdadero régimen democrático.

Financiamiento

La democracia se materializa, a partir de la participación ciudadana, a través de los partidos políticos, y éstos requieren de recursos para desarrollar sus actividades.

La idea es que haya oportunidades reales de conquistar el poder político mediante opciones presentadas por los diferentes institutos políticos, y que los candidatos pierdan o ganen una contienda electoral en función de sus perfiles, propuestas, arraigo social e identificación con la ciudadanía.

Los partidos políticos como entidades de interés público tienen el derecho constitucional de recibir financiamiento para desarrollar sus actividades ordinarias y de campaña, cuyo fin último es la obtención del voto. A partir de esta premisa se ha desarrollado y perfeccionado una serie de disposiciones que tienen como objetivo normar y transparentar el régimen financiero de los partidos políticos y coaliciones.

En materia de financiamiento, ha sido imperativo procurar condiciones de equidad en la asignación de los recursos, y fijar reglas claras para que el financiamiento público prevalezca sobre el privado.

De acuerdo con la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, el financiamiento público destinado a los partidos políticos se ha diferenciado en tres tipos, como son:

1) Financiamiento público anual para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes:

Esta modalidad se fija cada año por el Instituto Electoral de Quintana Roo al elaborar su presupuesto. El monto total se determina multiplicando el sesenta por ciento de un salario mínimo general vigente en el Estado, por el número de ciudadanos inscritos en el padrón Electoral de la entidad, con corte al mes de octubre del año anterior al del ejercicio presupuestal correspondiente. La cantidad que resulte se otorga conforme a las siguientes disposiciones:

El treinta por ciento del monto total del financiamiento público estatal se distribuye en partes iguales, y el setenta por ciento restante según el porcentaje de la votación estatal que hubiese obtenido cada uno de los partidos políticos en la elección de diputados inmediata anterior.

2) Para gastos de campaña:

Este financiamiento público extraordinario para las actividades tendientes a la obtención del voto se otorga al inicio de las campañas electorales. Durante el año en que se elijan Gobernador, Diputados y miembros de los Ayuntamientos, equivaldrá al ochenta por ciento del financiamiento público que les corresponda a cada partido político por actividades ordinarias en se mismo año; cuando sólo se elijan Diputados y miembros de los Ayuntamientos, equivaldrá al sesenta por ciento de dicho financiamiento por actividades ordinarias.

El financiamiento público ordinario y extraordinario, se otorga entre los partidos políticos que hubiesen obtenido al menos el dos por ciento de la votación válida emitida en la elección de diputados inmediata anterior.

Los partidos políticos nacionales y estatales que hubiesen obtenido su acreditación o registro ante el Instituto Electoral de Quintana Roo, con fecha posterior a la última elección, recibirán financiamiento público, otorgándose a cada uno de ellos para el sostenimiento de sus actividades ordinarias, el dos por ciento del monto total que en forma igualitaria corresponda distribuir al conjunto de partidos políticos, así como una cantidad igual adicional para gastos de campaña durante los procesos Electorales.

3) Por actividades específicas como entidades de interés público:

Para esta modalidad se reintegra hasta el setenta y cinco por ciento de los gastos anuales que eroguen los partidos políticos por concepto de actividades relativas a educación, capacitación, investigación socioeconómica y política, así como a tareas editoriales, con base en lo que dispone la Ley.

HISTÓRICO DEL FINANCIAMIENTO PÚBLICO ORDINARIO 2001-2015

Fiscalización

La fiscalización de los recursos de los partidos políticos, coaliciones y agrupaciones políticas estatales, precisa del estricto cumplimiento de la normatividad por parte de los institutos políticos, en una labor que representa transparentar el debido registro y manejo de sus ingresos y egresos. Cuando ha sido evidente la trasgresión a alguna norma al respecto, el Instituto Electoral de Quintana Roo ha actuado con firmeza y sin taxativas de ningún tipo.

Durante el desarrollo de la labor fiscalizadora en Quintana Roo, se han sentado las bases para que la fiscalización tenga otra faceta, otra perspectiva, ya que hemos transformado esta fundamental actividad, en la tarea corresponsable de rendición de cuentas de los partidos políticos, coaliciones y agrupaciones políticas estatales.

De esta forma, la Dirección de Partidos Políticos, al ejercer plenamente las funciones y atribuciones establecidas en este rubro, y con la constante labor de supervisión de la Comisión de Fiscalización del Consejo General del propio Instituto, ha abierto el camino para que el Instituto Electoral de Quintana Roo se caracterice por proceder con total observancia y aplicación de los ordenamientos legales electorales, acreditando debidamente las omisiones y/o irregularidades observadas; sin embargo, esta facultad no ha sido ni será con el carácter inquisitorial que se traducía en la mera acumulación de sanciones que conducían, en algunos casos, a la arbitrariedad de la autoridad electoral en su labor discrecional de imposición de sanciones.

En el desarrollo del primer ejercicio de fiscalización, llevado a cabo por la Dirección de Partidos Políticos en 2004, se revisó por primera vez la totalidad de los ingresos y egresos realizados durante 2003 por cada uno de los partidos políticos acreditados ante el Instituto, destacando que al no contar con antecedentes sobre identificación, valoración y gravedad de las omisiones, la Dirección de Partidos Políticos, conjuntamente con la Comisión de Fiscalización del Consejo General, se avocó a realizar un estudio para establecer un criterio común, que dejara de lado la posible inequidad en la imposición de sanciones. Durante este procedimiento, en estricto apego a la normatividad electoral, la autoridad comicial respetó en todo momento, el derecho de audiencia a los partidos políticos.

En esa misma tesitura, la Dirección de Partidos Políticos revisó los informes de ingresos y egresos de los partidos políticos llevados a cabo durante el año 2004, respecto del desarrollo de sus actividades ordinarias, así como la revisión de los gastos de campaña realizados por las coaliciones contendientes en el proceso electoral local ordinario 2004-2005.

En la actualidad dicha circunstancia ya ha sido superada, debido a que a lo largo de este tiempo, en el que ya se han fiscalizado cuatro ejercicios ordinarios, el correspondiente al proceso electoral ordinario 2007-2008, así como el que se refiere al proceso electoral local extraordinario 2008-2009 del Municipio de Tulum, se ha arribado al establecimiento de reglas y procedimientos claros para llevar a cabo la labor fiscalizadora, lo que se traduce en la aprobación y expedición de los siguientes Reglamentos:

  • Reglamento del Instituto Electoral de Quintana Roo para la fiscalización a los recursos ordinarios y de campaña de los partidos políticos nacionales y locales.
  • Reglamento del Instituto Electoral de Quintana Roo, para la fiscalización de los recursos utilizados durante las precampañas que lleven a cabo los partidos políticos y coaliciones.
  • Reglamento para la fiscalización a los recursos de los partidos políticos que formen coaliciones con motivo de sus campañas electorales.
  • Reglamento del Instituto Electoral de Quintana Roo para la fiscalización a los recursos de las agrupaciones políticas estatales.

 

Sanciones impuestas a los partidos políticos respecto a la fiscalización de sus recursos ordinarios 2003–2013

Registro y Acreditación

De conformidad con lo dispuesto por los ordenamientos electorales del Estado de Quintana Roo, la Dirección de Partidos Políticos debe inscribir en los libros respectivos, los siguientes actos:

  1. Convenios de coalición o fusión entre partidos políticos.
  2. Acuerdos de participación entre agrupaciones políticas estatales y partidos políticos.
  3. Plataformas Políticas y Plataformas Políticas Comunes.
  4. Aprobación de agrupaciones políticas estatales, partidos políticos y coaliciones.
  5. Nombramiento del titular del Órgano Interno Responsable de la Percepción y Administración de los Recursos Generales y de Campaña de los partidos políticos y coaliciones.
  6. Designación de los integrantes de los órganos directivos de las agrupaciones políticas estatales, partidos políticos y de sus representantes acreditados ante los Consejos General o Distritales del Instituto, en su caso.
  7. Aprobación de candidaturas a los diversos cargos de elección popular.

En cumplimiento con lo dispuesto por el artículo 81 de la Ley Orgánica del Instituto Electoral de Quintana Roo, los funcionarios partidistas debitadamente facultados estatutariamente, acreditaron mediante oficio a sus representantes propietarios y suplentes ante el Máximo Órgano de Dirección de este Instituto. Dando click a cada logotipo de partido, se desplegará la siguiente información:

  1. Nombre de sus dirigentes estatales.
  2. Nombre del encargado de presentar los informes de ingresos y egresos.
  3. Representante ante el Consejo General del IEQROO

   

Subcategories

Boletines

Publicaciones

Geografía Electoral

Estadística Electoral