>Fortalecimiento al Régimen de Partidos Políticos

Fortalecimiento al Régimen de Partidos Políticos

DEMOCRACIA Y SISTEMA DE PARTIDOS POLÍTICOS:

La democracia moderna como forma de gobierno y organización de la sociedad, promueve la convivencia pacífica de la ciudadanía y se ha establecido como paradigma en muchos países, donde es considerada como la mejor forma de gobierno, porque cuenta con mecanismos internos que posibilitan su perfeccionamiento.

Las reglas democráticas de la representación, se han ido mejorando en el decurso de la historia y han logrado establecer parámetros más o menos universales, que constituyen el fundamento de la democracia representativa, entre ellos destacan el sufragio, la igualdad política y la regla de la mayoría. Estos referentes los encontramos como piezas claves en los sistemas electorales, que son el conjunto de instituciones y procedimientos mediante los cuales, de manera periódica, segura, legal, equitativa y ordenada, los ciudadanos ejercen el derecho humano y fundamental a elegir y ser electos.

En la actualidad los ciudadanos se organizan en torno a ideologías, intereses comunes, programas de acción y principios, para ejercer sus cuotas de representación; esas formas asociativas se llaman partidos políticos y las personas que éstos seleccionan para ocupar los cargos de representación se denominan candidatos, quienes son propuestos al cuerpo electoral durante determinados periodos, a efecto de contar con esa cuota individual de soberanía delegada, que legitima la actuación en el ejercicio del poder público por parte de quien obtiene el mayor apoyo.

La esencia misma de la democracia, como su nombre lo indica, es la soberanía del pueblo y éste es la única fuente del poder, y los partidos políticos son útiles herramientas para impulsar y hacer funcionar sus instituciones. Además, en países como México, se considera la democracia como uno de los ejes de la vida nacional; así, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos estipula que un sistema de gobierno republicano debe considerar “a la democracia no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”.

En este contexto, “los partidos políticos son instrumentos legítimos y necesarios del gobierno libre”, por ello, son entidades de interés público, esenciales para el buen funcionamiento de los sistemas democráticos. Para Maurice Duverger son “…aquellas agrupaciones de tipo más o menos permanentes que comparten ciertas ideas políticas comunes y tienen como finalidad alcanzar el poder del Estado”.

Por lo cual, “se ha dicho, no sin razón, que el Estado moderno es un Estado de partidos por el lugar central que ocupan no sólo en la integración de los órganos de representación y de gobierno, sino también por sus funciones de intermediación entre el Estado y la sociedad civil”. Pero en los últimos años existe una discusión sobre la viabilidad del régimen de partidos políticos y su papel de mediadores privilegiados de los intereses ciudadanos frente al Estado, cuya temática aún se está exponiendo y analizando en diferentes foros y ensayos.

Por su parte, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, define a la democracia “no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento integral de su población. El Estado, por tanto, persigue la democracia en sus dimensiones, social, económica, política y cultural”.

Dicho ordenamiento establece en su artículo 49, fracción III, que los partidos políticos son “entidades de interés público que tienen como fin promover la vida democrática, contribuir a la integración de la representación popular y, como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan; su participación en los procesos electorales estará garantizada y determinada por la Ley. Sólo podrán ser constituidos por ciudadanos, sin intervención de organizaciones gremiales, o con objeto social diferente y sin que haya afiliación corporativa. La Ley reconocerá y regulará otras formas de organización política”.

Por su parte, los artículos 75, 76 y 77 de la Ley Electoral de Quintana Roo, señalan los derechos y obligaciones de los partidos políticos debidamente registrados y acreditados.

En este sentido, el Instituto Electoral de Quintana Roo, tiene la tesis esencial de apegarse estrictamente a las disposiciones de nuestras leyes fundamental y local, contemplando a los partidos políticos como entidades de interés público, desarrollando acciones para fortalecer el sistema de partidos políticos, que tienen un rol estratégico en la construcción de un verdadero régimen democrático.

Boletines

Publicaciones

Geografía Electoral

Estadística Electoral

Te encuentras en: